viernes, 18 de marzo de 2011

Recordar un poco de hechos que enlutaron al país....


Hoy se cumplen 42 años de la tragedia del avión que cayó en La Trinidad

Hoy se cumplen 42 años de la tragedia del avión que cayó en La Trinidad
Esta imagen muestra el caos que causó esta gran tragedia. Foto: Archivo
Al mediodía del domingo 16 de marzo de 1969 en Maracaibo estalló un caos. Una tragedia aérea de incalculables dimensiones llenó de luto a la tierra del Sol Amada y a Venezuela.  La noticia conmocionó el mundo entero, cuando un avión DC 9 de Viasa cayó causando unos surcos de tragedia y dolor entre el Barrio de Ziruma y la urbanización La Trinidad en la ciudad de Maracaibo.
A pocos minutos del despegue, la aeronave que cubría el vuelo 742 se precipitó a tierra. El avión no voló. A duras penas rebasó la cerca del aeropuerto Grano de Oro y se estrelló. La incertidumbre, el pánico, la muerte y el dolor siguieron al hecho.
Ese siniestro paralizó a Maracaibo y, siete días después, entre las investigaciones y la recolección de restos humanos —principalmente carbonizados— era lento para los ciudadanos volver a la rutina, pues Maracaibo seguía conmocionada.
Todavía en la mente de sobrevivientes y testigos, la imagen es vivida nuevamente, como también les resulta perceptible el olor que inundó a la ciudad: una mezcla de combustible y carne quemada.

Hoy se cumplen 42 años de la tragedia del avión que cayó en La Trinidad
Foto: Archivo
Una conjugación de elementos fraguaron la tragedia: versiones señalan que el avión, por efectos del equipaje, el pasaje y los 28 mil litros de combustible cargados para operar en Grano de Oro, iba con el máximo de su peso: 108.000 kilos.
Una segunda suposición dispara hacia el error humano. Hacia la tripulación que ese día fue capitaneada por Emiliano Savelli Maldonado, jefe de operaciones de Avensa.
Existen versiones sobre el reto o, mejor dicho, la osadía asumida por Savelli Maldonado, en querer levantar vuelo en el DC 9 a sabiendas, según testimonios, que el capitán de la aeronave, Harry Gibson (y quien comandó ese jet tres días antes del accidente) se negó a tripularlo porque la longitud de la pista marabina era muy ajustada para elevar la nave.
Pero, la nave siguió la carrera para el ascenso, aproximadamente, a las 12:05 de la tarde.

Hoy se cumplen 42 años de la tragedia del avión que cayó en La Trinidad
Lino Connell. Foto: Archivo
Entre las víctimas fatales de ese accidente aéreo, del cual ya se cumplieron 40 años, y que es similar al ocurrido hace días con el Airbus A330 de la aerolínea Air France, se encontraba la familia del reconocido deportista zuliano, Lino Connell, quien perdió a su esposa, tres de sus cuatro hijos y a su suegro.
“Perdí a casi toda mi familia, sólo se salvó la niña, que para ese entonces, tenía tres meses de nacida”, recordó Connell.
El zuliano dijo que “el impacto de perder a tu familia es fuerte (…) Me vi con varios médicos psicólogos que me ayudaron a superar esta terrible experiencia“.
“Imagínate, murió mi esposa que tenía 29 años, mis hijos que tenían 2, 4 y 6 (…) Estaban empezando a vivir (…) Y perdí también a mi suegro”, acotó Lino Connell.
“Uno siempre se pregunta ¿por qué me pasó esto a mí? (…) Y lamentablemente cuando te toca te toca (…) Allá arriba hay un Dios que todo lo sabe, sólo él sabe por qué pasan estas cosas”, comentó el deportista.
Lino Connell considera que la recuperación es tardía, “perder a un familiar no es fácil, sobre todo si fue por un accidente aéreo (…) No es igual perder a un miembro de tu familia que perderla toda”.
Asimismo, afirmó que gracias al deporte logró superar, en gran medida la pérdida de su familia. “El deporte me ayudó a olvidar (…) Ya en agosto estaba compitiendo en unos suramericanos en Caracas (…) La distracción me ayudó (…) Aunque la superación llega poco a poco”.
Por otra parte, Connell, al referirse al accidente del Airbus A330, comentó que “los familiares deben estar desesperados con todo esto (…) Los accidentes aéreos son difíciles de superar debido a que en un avión viajan muchas personas (…) Lamento mucho lo sucedido”.
El personal de la torre, familiares y otras personas desde lugares aledaños al aeropuerto vieron cómo, en minutos, el accidente se convertía en una “película” en vivo que dejó, oficialmente, 155 muertos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario