miércoles, 4 de agosto de 2010

Consejos didácticos para instructores en prevención de incendios que imparten cursos a niños con discapacidad, de Bomberopedia Enciclopedia Colaborati



Consejos didácticos para instructores en prevención de incendios que imparten cursos a niños con discapacidad.


El Sábado, 15 de mayo de 2010 a las 9:48
La información básica sobre prevención de incendios debe transmitirse de forma tal que ofrezca a todos los niños la oportunidad de aprender y practicar habilidades en prevención de incendios. Recuerde que los consejos generales en materia de prevención de incendios se aplican a cualquiera por igual. Los niños con discapacidad son ante todo niños y los años de sabiduría convencional que se emplearon para crear los programas de prevención de incendios les serán de gran utilidad. Al estar en los preparativos para dirigirse a un grupo de escolares, póngase previamente en contacto con el o la profesora para indagar si tendrá ante usted un grupo de niños con y sin discapacidad o una clase conformada totalmente por niños con discapacidad.

Pregúntele al profesor en qué rango de edad se encuentran los alumnos, los tipos de discapacidad que tienen y cómo influirá esto en la presentación. De ser posible, los instructores en prevención de incendios deberán asistir a un curso sobre sensibilización de las distintas discapacidades para trabajar eficazmente con niños con discapacidad. Si la clase está conformada por niños con y sin discapacidad, pregunte al profesor si convendría reunirse previamente con los niños que tienen alguna discapacidad antes de la presentación o en algún otro momento para repasar el material con ellos. Esto permitirá que se disponga de tiempo para que le hagan a usted preguntas y experimenten de primera mano todos los aspectos de la presentación, ayudándoles de esta manera a comprender lo que tendrá lugar durante la presentación formal.


Elabore un juego de materiales didácticos de apoyo acorde al grado de desarrollo de los niños que ellos puedan examinar y tocar. Entre otros materiales de apoyo puede incluir un detector de humo convencional, detectores de humo que vibren o tengan características estroboscópicas, una almohadilla calefactora para que los niños aprendan la diferencia entre caliente y frío, un modelo de carro de bomberos, de toma de agua contra incendios y de escalera, un tramo de manguera de incendios, un pedazo de tela quemada, una vela derretida, un casco de bombero. En el caso de niños con discapacidad de niveles de jardín de niños a segundo de primaria, dedique tiempo adicional para demostrar comportamientos de seguridad en caso de incendio tales como “Detente, tírate y rueda,” “Agáchese y diríjase” y “Enfría una quemadura.” Luego, bajo la orientación del profesor, practique estos comportamientos con los alumnos.


También haga un repaso con los niños para que conozcan el sonido de la alarma de detección de humo, le avisen a un adulto cuando encuentren fósforos o encendedores, informen inmediatamente si observan fuego o humo, respondan adecuadamente durante los simulacros de alarma de fuego y humo, identifiquen los anuncios de salida y conozcan dos rutas de salida. Utilice ilustraciones para demostrar comportamientos de seguridad y escape en caso de incendio. En el caso de niños con discapacidad de tercer a sexto grado, demuestre cómo “Detenerse, tirarse y rodar,” “Agáchese y diríjase” y “Enfriar una quemadura.” Luego, bajo la orientación del profesor, practique estos comportamientos con los alumnos.


Además, hable sobre las alarmas de detección de humo, las precauciones a tomar con cerillos y encendedores, los planos de escape, la localización de dos rutas de salida, el escape inmediato de un incendio, el tocar la perilla de las puertas antes de abrirlas, la seguridad al cocinar y la seguridad relacionada con dispositivos de calefacción. Utilice ilustraciones para todos los grados donde demuestre los comportamientos de seguridad y las técnicas de escape en caso de incendio. Asegúrese de que los materiales, tanto impresos como gráficos, sean sencillos – de hule espuma o táctiles. Para niños mayores que ya saben leer pero son débiles visuales, imprima los textos en tipografía de entre 16 y 18 puntos. Produzca folletos didácticos acordes al grado de desarrollo en Braille, grabaciones de audio, CD-ROMs o ilustraciones o pictogramas sencillos.


Trate de que asociaciones de padres de niños con discapacidad, profesores de alumnos con discapacidad, organizaciones hospitalarias, organizaciones médicas, organizaciones de profesionales, grupos comunitarios y organizaciones no lucrativas para personas con discapacidad formen un grupo de expertos que ayude a asesorarlo. A continuación se presenta una muestra de organizaciones nacionales de personas con discapacidad. Muchas de éstas cuentan con secciones locales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario