martes, 10 de agosto de 2010

RESCATE VEHICULAR

A nadie se le puede exigir que alcance la perfección en un solo día;
pero todos estamos obligados a trabajar de continuo,
a esforzarnos día a día por alcanzar la perfección.



EL EQUIPO DE PROTECCIÓN PERSONAL APROPIADA PARA UN RESCATE VEHICULAR.

Carlos Britez

En la escena de un accidente de tránsito, el aspecto más importante de seguridad personal sigue siendo el equipo de protección personal (EPP) que llevan puesto la mayoría de los bomberos que acuden durante cualquier llamado. A esto se suma la adaptación y la magnitud de los riesgos encontrados y presente, Ej. Equipo para intervenir incidentes por Material Peligroso.

Pero, ¿Cual es el equipo de protección apropiada para una Extricación y Rescate Vehicular?
La mayor parte de la protección debe incluir por orden de prioridad; los ojos, la cabeza, las manos, los pies y el cuerpo. En menor proporción podría existir circunstancia de protección respiratoria y auditiva.

Para la protección del ojo, lo mejor es el uso de antiparras o lentes de seguridad, (los visores de cascos son insuficientes), capaces de, resistir impactos, cubrir los lados evitando el ingreso de salpicaduras de fluidos de cualquier índole e inclusive de virutas.

Por su parte la protección de cabeza para el bombero debe ser la normalizada por medio del casco utilizada por su institución para servicios de rescate, pero particularmente debe contar con visor de protección facial capaz de cubrir toda la cara. Debe ser cómodo, con correa de sujeción por barbilla, adicionalmente equipado con reflectivos nocturnos.

Para las manos, debería utilizarse los guantes livianos de trabajo, y que estén certificados para estos tipos de servicios. Deben ser flexibles y proporcionar tacto digital para mayor seguridad en el uso de las herramientas y que sean capaces de contener el roce de metales filosos, vidrios y material puntiagudo. En cambio los guantes pesados utilizados en incendios, son muy cuestionables, debido a que su uso en un rescate, el usuario pierde mucho tacto en la manipulación de herramientas manuales de extricación por lo que esta muy limitado para este tipo de servicio. Es muy importante no manipular con estos guantes materiales pre hospitalario, así como no tocar al accidentado, para ello debe llevarse consigo y por debajo del guante de trabajo los guantes látex puestos y que otorguen así bioseguridad propia y hacia el paciente.

El pie del bombero rescatista, debe incluir el uso de botas que proporcionen protección reforzada en sus punteras (tapa de acero) con el fin de resguardar los dedos de objetos pesados, en especial durante maniobras que involucren la liberación de calzada de los vehículos siniestrados. Existieron casos de bomberos lesionados durante esta maniobra a causa de llevar botas ordinarias sin esta protección reforzada.

Por otra parte casi todas las unidades de bomberos requieren equipo de protección estructural (cotonas y jardineras/pantalones). Estos proporcionan protección óptima contra metales filosos, vidrios, fuego y objetos puntiagudos. Sin embargo, estos tienen sus desventajas en el rescate vehicular, entre las cuales están el hecho de soportar el calor durante el verano, cierto punto restricción del movimiento del bombero/rescatador entre otras menos importante como el peso e inclusive el color del atuendo. Algunas instituciones permiten que el personal pueda llevar equipos de salto (mamelucos) para mejor comodidad del usuario pero hay que recordar que si fuera así se deberá utilizar las versiones mangas largas y con materiales que proporcionen la misma protección contra los metales filosos, vidrios, objetos puntiagudos.

Lastimosamente muchos bomberos ignoran los riesgos encontrados en la escena de un accidente de tránsito, quizás por no encontrar riesgos de rescate como los espacios confinados, fuego incontrolables como los estructurales, la presión de otros compañeros de la tripulación que no lleva el equipo estructural o protección adecuada sigue siendo otro factor, etc. Pero nuestro trabajo debe acondicionarnos a esperar lo inesperado sea cual sea el tipo de servicio que prestemos.

Siga el sentido común y lleve puesto el EPP requerido por su institución, entonces apropiadamente agregue al equipo o redúzcalo refuerzo de seguridad de acuerdo a la situación. (Por ejemplo, rescates diurnos en rutas, es recomendables sobre la cotona utilizar chalecos de colores vivos. Otros casos se requerirán uso de rodilleras, etc.). En la escena de la emergencia, deséese la mejor oportunidad de supervivencia llevando la mejor y posible protección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario