lunes, 13 de febrero de 2012

Revisar BIEN antes de abandonar la escena...

¿Por qué se fueron los bomberos sin extinguir el fuego?

Foto: referencia (JRR)
Valoración de los usuarios: / 1
PobreEl mejor 
ALAVA, España (Arantxa Aldaz).- «Nos hemos quedado sin nada», lloraba ayer una vecina del inmueble de Azkoitia en el que se originó el espectacular incendio. La mujer vivía en uno de los pisos del número 14 junto a su marido. «35 años llevábamos en esa casa», relató. «A nosotros nos han sacado hacia la una de la mañana. A eso de las tres nos han dicho que estaba todo controlado y que al día siguiente -por ayer- podríamos regresar a casa». «¿Por qué se han marchado los bomberos sin haber extinguido el fuego?, ¿cómo es posible que lo dieran por sofocado y dos horas después las llamas devorasen todo el edificio?», preguntaba su marido. Y es que se trata de un drama en dos actos. El primero empezó hacia las 00.30 horas, en el portal número 14 de Kale Nagusia, en pleno casco histórico. Un vecino olió a humo en la escalera e inmediatamente avisó al 112. Los Bomberos y la Ertzaintza desalojaron el inmueble afectado y también el contiguo, el número 10. Durante más de tres horas trabajaron para localizar el origen del fuego y para las 03.30 horas lo dieron por extinguido, informaron fuentes del Ayuntamiento y de los bomberos del parque foral.
Pero el humo traicionero y silencioso se coló por algún rincón, calentando el esqueleto de madera de la casa que acabó en llamas. A las cinco y media de la mañana, tocaba la segunda y peor parte del suceso. A esa hora el incendio se dejó ver con llamaradas «impresionantes» que salían por el tejado del portal 14, afortunadamente desalojado en el primer aviso. De nuevo bomberos y ertzainas procedieron a sacar de las viviendas a todos los vecinos de los edificios cercanos. Decenas de personas permanecieron a la intemperie, con el frío helador de la madrugada.
Hasta levantar un tejado
El incendio, que al parecer pudo originarse en una chimenea, se saldó con dos de las cuatro plantas de la casa derrumbadas y un enorme boquete abierto en la parte trasera por efecto de las llamas. En uno de los bloques, los bomberos tuvieron que levantar el tejado para atajar las llamas. El fuego se dio por sofocado a las diez de la mañana. La única buena noticia es que no hubo heridos.
Una de personas que pasó la noche en un hotel fue Ibrahim, vecino de Azkoitia de origen marroquí que tuvo que salir en estampida junto a su mujer y sus cuatro hijos en plena madrugada. «Espero que nos dejen subir al menos para coger ropa, porque hemos sacado a los niños con lo puesto».
Peritos y técnicos municipales revisaron el estado de los edificios para valorar los daños y determinar si los vecinos podían empezar a regresar a sus casas. La teniente alcalde de Azkoitia, Esther Lizarralde, precisó que veinte personas iban a pasar la segunda noche en un hotel y otras siete en casas de familiares y amigos.
El alcalde de la localidad, Pello Baztarrika, ha pedido un informe sobre las causas que originaron el fuego y el detalle de las actuaciones. El futuro de los edificios más afectados -los números 10 y 14- está pediente de un dictamen técnico

No hay comentarios:

Publicar un comentario