lunes, 16 de enero de 2012

La necesidad de cámaras térmicas..

Joseba Iriondo escribió:
«Les costó salir con el herido de entre el humo negro. Algunos por su pie y a otros los agarraban sus compañeros por la chaqueta y tiraban de ellos para afuera. Y cuando salían, sin máscaras de aire, iban cayendo como moscas, unos en la acera, otros en la carretera. Y gritaban, porque no podían respirar».
Joseba Iriondo fue un testigo más del trabajo de los bomberos.
Reflexión es mi calle escribió:
La navaja de Ockham o principio de parsimonia, según el cual cuando dos teorías en igualdad de condiciones tienen las mismas consecuencias, la teoría más simple tiene más probabilidades de ser correcta que la compleja...
Las dos teorías en el caso de las emergencias son "sencillas" ¿nos preocupa la seguridad, si o no? no sirve responder "si" pero después -hacer- "no"... insisto ¿nos preocupan las emergencias si o no? si la respuesta es "no" perfecto... si la respuesta es "si"... no entiendo esto;
Bomberos en España, la mitad de lo necesario, 1978/2011 
http://bomberos.forum2.biz/t7726-bomberos-en-espana-la-mitad-de-lo-necesario-1978-2011?highlight=necesario
La navaja de Ockham se aplica a casos prácticos y específicos, englobándose dentro de los principios fundamentales de la filosofía de la escuela nominalista que opera sobre conceptos individualizados y casos empíricos.


Así lo vieron todos los que fueron testigos del incendio de la oficina de Viajes Marsans, en la calle Viera y Clavijo, al mediodía de este domingo, en un siniestro en el que falleció por asfixia Pedro García Rivero, que trabajaba en el interior del local cuando se produjo el fuego. Así lo vieron desde fuera. Pero los que entraron, lo vivieron mucho peor. Los 14 bomberos que acudieron al servicio desde el parque de Vegueta y el parque Central lucharon contra el fuego y el humo, literalmente, a ciegas, porque no tenían cámaras térmicas.
Bombero interviniente escribió:
«Físicamente, no había cámaras. O están reparándose o en los almacenes o ya están todas retiradas»
, contaba ayer uno de los bomberos que trabajó en el servicio.
Citación:
«Era una dificultad añadida a un siniestro que ya de por sí era muy complicado. Haber contado con ese medio de trabajo nos habría facilitado la intervención en el rescate y la extinción».


Y es que la situación dentro del local era mucho más complicada de que lo en un principio parecía.
Citación:
«Era una zona totalmente inundada de humo y de gases, en donde no veíamos más allá de nuestras narices y apenas si palpábamos nada. Además, la oficina era un verdadero laberinto. Teníamos que subir unas escaleras para después bajar al sótano. Era un entramado de paredes de pladur y falsos techos, entre los que teníamos que movernos a ciegas. Con una cámara térmica que nos guiara, habríamos caminado mucho más deprisa».



De hecho, este bombero recuerda que no sabían que había una persona dentro del local.
Un bombero escribió:
«Íbamos caminando y un compañero pisó un cuerpo y gritó : ¡Aquí hay alguien! Y así dimos con él. Pero tardamos mucho tiempo en encontrarlo. Cuando lo vimos, aún respiraba, y dos compañeros le dieron el aire de su botella, para mantenerlo vivo, y lo sacamos ».

El problema fue que esos dos bomberos que compartieron su botella de aire con el herido ya habían empleado una buen parte de la misma durante la búsqueda y, si a eso se le une el hecho de que la víctima consumía más aire del habitual debido a su situación crítica, todos se quedaron sin poder respirar, en medio del humo, en segundos.
Citación:
«La situación de estrés que produce la propia intervención y la falta de aire provocó que todos saliéramos en muy malas condiciones. Un compañero se quedó en las escaleras y yo tiré de él hasta sacarlo fuera, porque si no sale uno, no sale el otro. Al final, salíamos a trompicones, como podíamos. Fue una situación muy dura, pero especialmente, porque a pesar de todos los esfuerzos, no pudimos salvar la vida del herido».


Este bombero lo tiene claro.
Tenerlo claro escribió:
«Jugamos en una ciudad de primera división con unos medios de seguridad de tercera. Y las situaciones de peligro como la que vivimos en esa oficina se repiten cada día. Estamos en el filo de la navaja, pero se aprovechan de nuestra profesionalidad y siguen sin dotarnos de lo más esencial para trabajar».

No hay comentarios:

Publicar un comentario